fbpx

¿Qué debe tener un buen plan de negocios?

PLANES DE NEGOCIOS

Un plan de negocios tiene un propósito fundamental que es el de atraer a inversores y convencerlos de que el proyecto empresarial que les proponemos es una oportunidad única que no pueden dejar escapar.

Este sería el objetivo ideal aunque desafortunadamente nunca suele ser tan rápido y necesitaremos algo más para convencer a los inversores más serios.

Como recomendación principal  un plan de negocios no deberá ocupar más de 30 o 40 páginas. Deberíamos ser capaces de elaborar también una versión corta de 4 o 6 páginas que servirá de introducción para un primer contacto con los inversores

El contenido de un plan es lo realmente importante y dependerá sin duda de la naturaleza de cada negocio. Sin embargo existen unos cuantos puntos que no se pueden pasar por alto:

Resumen ejecutivo

Parecerá mentira, pero el resumen ejecutivo es la parte más importante de un plan de negocio. Aunque de manera habitual aparezca al principio de todos los planes, es la última sección que escribiremos.

Se trata de resumir en solamente un par de páginas todo el análisis del documento y el establecimiento de nuestras estrategias. Que el inversor continúe leyendo o no, dependerá de estas dos hojas y de lo concisos que logremos ser.

Historial del proyecto

En el caso de una empresa de nueva creación, no existe el historial de la empresa como tal, pero sí todo lo que se ha hecho, los logros que se han alcanzado hasta llegar al punto en el que nos encontramos en la actualidad. Enumeraremos cuáles han sido los logros relevantes que hemos conseguido hasta la fecha.

Equipo promotor

La composición del equipo promotor es uno de los aspectos esenciales  del plan de negocio. Tanto si está plenamente constituido como si se tienen identificados los personajes clave y cómo se va a acceder a ellos.

Identifica a los colaboradores y asesores del proyecto, quién avala que la tecnología es viable o que la oportunidad de negocio realmente existe, qué perfiles son indiscutiblemente vitales para la supervivencia. Explica qué medidas tomarás para atraerles y mantenerles ligados al proyecto.

Productos y servicios

No caigas en el error de realizar una descripción detallada de tu producto, servicio o tecnología. No le interesa a nadie. Trata de pensar más en el cliente y expresa qué necesidad cubres, qué problema, aquel que no le deja dormir por las noches, le estás resolviendo. Utiliza un ejemplo de aplicación si es necesario.

Tus productos o servicios tienen que estar presentados de una forma sencilla, especialmente si están basados en alta tecnología. Tienes que hacer hincapié en las ventajas competitivas, el estado de desarrollo en que se encuentra, las debilidades que presenta y las patentes, si es

que existe esa posibilidad, que o están solicitadas o pueden solicitarse. ¿Qué ventajas obtienes frente a tus competidores? ¿Por qué son tus productos o servicios mejores que los de ellos?

Análisis del mercado y de los competidores

¿Son tus productos atractivos para los clientes? ¿Cuál es el potencial de mercado que existe en el sector?

La respuesta a estas preguntas son las estimaciones de demanda, los posibles ingresos que obtendremos y normalmente siempre están respondidas de una forma demasiado optimista y los competidores, normalmente también, subestimados.

Independientemente de que estemos proponiendo una nueva actividad empresarial inexistente en el mercado, hay que determinar cómo se están cubriendo las necesidades de los clientes en la actualidad. No importa lo novedosa que pueda ser tu tecnología o tu modelo de negocios: siempre hay competidores.

Deberíamos ser capaces de mostrar cómo está evolucionado el mercado, si se encuentra en crecimiento o en recesión y qué está ocurriendo en nuestro segmento en particular. Trata de describir la posición estratégica de tus competidores, las barreras a la entrada, los canales de distribución, los potenciales riesgos y la respuesta que tenemos preparada para hacerles frente.

Comercialización: marketing y ventas

Con el plan de negocios se intenta  demostrar cómo acceder al potencial de mercado que hemos detectado. En definitiva, cuánta cuota de mercado vamos a ser capaces de conseguir.

Éste es el punto en el que definimos la estrategia de precios, cómo pretendes diferenciarte de tu competencia. Además tendrás que desarrollar tu plan de promoción y comunicación.

Proyecciones financieras

Nuestras proyecciones financieras tienen que ser realistas y mostrar el potencial de crecimiento del plan de negocios. Todas las hipótesis tienen que estar justificadas y ser coherentes con los análisis previos que hemos hecho sobre el mercado en el que nos movemos. Siempre que sea posible pide la ayuda de alguien especializado en finanzas que cuestione tus proyecciones financieras y que pueda asegurar que tu modelo está equilibrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *