fbpx

¿Cómo ha cambiado la opinión pública gracias a las redes sociales?

Las redes sociales y la tecnología sin duda alguna han cambiado nuestra perspectiva de vida. De hecho, uno de los conceptos más importantes de nuestro tiempo ha sido totalmente transformado, el de la opinión pública.

La visibilidad que nos proporciona Internet es cada vez mayor, por lo cual es más sensible cualquier información que podamos socializar en el mundo digital. Son dos factores que tienen la capacidad de cambiar nuestra opinión pública: los influenciadores digitales y la velocidad de la información en las redes sociales.

El fenómeno social que han provocado las redes sociales se debe a su alcance. Cada opinión y argumento vale, y es que por fin podemos ser escuchados de forma masiva y nuestras opiniones ya no quedan vacías porque las podemos exponer al mundo. Desde nuestros círculos sociales, pasando por las empresas, y hasta el gobierno, ya saben qué pensamos. Sin embargo, así como podemos opinar de otros, también pueden opinar de nosotros ¡Cuidado!

¿Qué pasa cuando estas opiniones de tan largo alcance nos empiezan a tocar  gracias a líderes del  mundo digital? Cuando algún personaje que seguimos comienza a tomar partido sobre temas  relevantes o coyunturales se abre la puerta para generar opinión.

Acá es donde su poder influenciador comienza a ser ejercido permeando a sus “seguidores” y a la sociedad entera, porque dicha opinión gana relevancia al venir de estas figuras aceptadas por nosotros, haciendo que sus argumentos no sólo se conviertan en válidos, sino que además, para bien o para mal,  tengan el poder de transformar nuestra propia opinión.

En este sentido, la información que se genera y se viraliza en redes sociales, partiendo de los influenciadores, transcurre de forma rápida, directa y prácticamente sin control alguno, pero ¿cómo podemos confiar en la información que estamos “siguiendo” si no conocemos la seriedad, la imparcialidad y las bases de los argumentos de estos líderes digitales?

No olvidemos que la facilidad con la que estamos recibiendo la información hace que muchas veces esta sea desapercibida y que sólo tengamos conceptos básicos de los sucesos, creándonos la falsa sensación de “estar informados”.

Es por eso que no se debe olvidar el hecho de vivir en el mundo real. Informarse, consultar medios serios, investigar y no “tragar entero”, nos permite formar criterio e incluso convertirnos en influenciadores y generadores de opinión.

¡Opinemos, pero hagámoslo bien!

Columna escrita para Kien&Ke  por Paola Méndez y Andrés Cabezas – Team LOOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *